Castillo e iglesia de Santa Perpetua de Gaia

Castillo de Santa Perpetua de Gaia

Construido durante el siglo X, formaba parte de la linea de frontera del Condado de Barcelona. Del antiguo castillo únicamente queda la torre triangular sobre un risco que domina el valle y el pueblo de Santa Perpetua de Gaia.

La torre es de un valor patrimonial incuestionable, es uno de los ejemplos más peculiares de la arquitectura militar prerromanica de Cataluña.

 

Iglesia de Santa Perpetua de Gaia 

Se encuentra situada junto a la torre del Castillo de Santa Perpetua, aunque por desgracia su estado actual es ruinoso, aun se puede contemplar su bella cúpula y el gran paisaje que le rodea bañado por el rio Gaia..

Cuenta la leyenda, que el señor del castillo tenia una hija llamada Perpetua, la cual era bellísima y atrajo muchos pretendientes, pero la joven los rechazaba a todos ya que ella quería consagrarse a la vida religiosa. Pero hubo un joven caballero extranjero que nunca se dio por vencido instalándose cerca de la joven a vivir.

Cuando la joven Perpetua quedo huérfana, vendió todo su patrimonio y repartió el dinero entre los pobres y necesitados, el joven caballero hizo lo mismo que su enamorada, partió a su tierra y repartió toda su fortuna entre los más necesitados.

Pero a su regreso le dieron la noticia de que su amada Perpetua había ingresado en el convento. Aun así el joven caballero termino de repartir su fortuna y cuando ya no le quedaba nada, se le apareció el diablo y este le dijo que le daría todo lo que el quisiera si a cambio pasados 7 años le entregaba su alma; el caballero no se lo pensó dos veces ya que de esta manera tendría algo que repartir entre los necesitados.

Cuando ya quedaba muy poco para que el plazo se cumpliera, el joven caballero decidió visitar a Perpetua en el convento y hablarle de su pacto con el diablo.

Perpetua asombrada por lo ocurrido decidió ayudar al joven, cogio un crucifijo y decidió esperar a que el diablo hiciera acto de presencia para llevarse el alma del joven caballero. Cuando este apareció, Perpetua le enseño el crucifijo y el diablo marcho con las manos desiertas, rompiéndoselos así el pacto con el diablo. Poco después el joven caballero ingreso como monje.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *